USB 3.1 y USB-C: todo sobre el conector universal